Fotografiando aves por la Albufera

Fotografiando aves por la Albufera

La fotografía de aves es una práctica que va en aumento entre los birdwatchers

Cada vez es más frecuente que los clientes que llevamos a observar aves prescindan de los prismáticos y manejen únicamente la cámara para disfrutar de su pasión: la fotografía de aves. Así ocurrió hace unos días cuando Toni contactó con nosotros y nos pidió que le preparásemos un recorrido por la Albufera.
Aunque él y Mari habían estado en nuestra ciudad otras veces y ya tenía algunas referencia de la Albufera, su objetivo era fotografiar algunas de las especies que no suele encontrar en sus recorridos habituales por la comunidad de Madrid donde reside.

Cuando finalmente concretamos el día, establecer el recorrido no fue difícil. Partiendo de la zona oeste del lago, donde tenían su hotel, decidimos comenzar por el Racó de l’Olla para aprovechar sus observatorios, el Tancat de Milia por la tranquilidad y posibilidad de fotografiar aves en sus estanques de depuración y un recorrido por los arrozales de la zona sur del Parc Natural, incluyendo el Ullal de Baldoví, buscando nuevas especies y alguna sorpresa.  Ahora solo quedaba exprimir las horas de una mañana que teníamos por delante y que se presentaba algo fría.
El Racó de l’Olla nos permitió entrar en contacto con la aves, aunque la diversidad no fuese muy alta. Aún así Toni pudo obtener buenas tomas de Aguilucho lagunero, algunas anátidas (Cerceta común, Pato colorado, Cuchara, Tarro blanco,…)  y alguna limícola. Mientras Mari aprovechaba el telescopio para observar con detenimiento alguna de las especies presentes.
Antes de llegar al Tancat de Milia nos entretuvimos con Garcetas grandes, Moritos, Garzas reales y algunos limícolas (Andarríos bastardo, Agachadiza común, …) además de Gaviotas reidoras, patiamarillas y sombrías  que se alimentaban por los campos de arroz.
Una vez en el Tancat de Milia subimos a la torre situada en su exterior. Nuestra pareja quedo sorprendida por la gran cantidad de Cormoranes grandes, gaviotas y anátidas que nadaban o volaban en el centro del lago.
Desgraciadamente estaban a demasiada distancia para que Toni pudiese fotografiarlos así que nos dirigimos al interior del Tancat.
Hemos de agradecer a Javi y Alan su bienvenida y las facilidades que pusieron para la visita.
Allí lo más interesante fue un Archibebe oscuro. Un bimbo para Toni que pudo fotografiar a corta distancia.
Además un Fumarel cariblanco, algunos Aviones roqueros, Calamones  y un Águila calzada cicleando, y un buen número de Agachadizas comunes.
El recorrido final por la zona de arrozal tenía como objetivo buscar algunas especies que no habíamos visto hasta ahora … ¡y lo conseguimos!
Además de Busardo ratonero, Martín pescador, Avefría, Focha común, … tuvimos la suerte de poder fotografiar 2 especies que Toni tenía mucho interés en fotografiar.
Una de ellas fue el Ruiseñor pechiazul, una especie habitual en la Albufera en invierno y que pudimos observar a placer a muy corta distancia.
La otra fue la Garcilla cangrejera una especie estival relativamente abundante y nidificante en el parque. En los últimos años no es raro encontrar algún ejemplar en los arrozales también en invierno. Y el que nosotros tuvimos la suerte de ver «posó» durante un largo rato permitiendo a Toni (y a nuestro guía Virgilio) realizar una buenas fotografías.
Y así acabó la jornada, recomendando a Toni y Mari algún lugar para tomar un buen arroz e indicándoles el mejor lugar donde tomar algunas fotografías de la puesta de sol en la Albufera.
Agradecemos la confianza deposita en ACTIO Birding y esperamos poder guiaros de nuevo por la Albufera en para fotografiar las aves que llegarán para pasar la época estival.
2019-09-03T19:02:15+00:0014 / 01 / 2019|Cuaderno de Viajes|
Translate »