3 días en Andújar, territorio del Lince

3 días en Andújar, territorio del Lince

En ACTIO Birding llevábamos tiempo con la idea de hacer algo por la Sierra de Andújar, territorio del Lince, pero no fue hasta este verano cuando nos animamos definitivamente, y empezamos a trabajar en montar un viaje de varios días para ello.

Todo el mundo puede ir a Andújar a intentar ver lince, otra cosa es verlo. Así que pues para tener el máximo de posibilidades decidimos contar con  IBERUS MEDIOAMBIENTE  y con Paco Martín, su director, una de las personas que mejor conoce al lince y la Sierra de Andújar.
Dada la excelente sintonía entre ambas empresas asociadas a Iberaves , no resultó difícil llegar a un acuerdo y acordar las fechas que nos darían más opciones para organizar la salida.

Y no sin cierto esfuerzo por conseguir alcanzar el número mínimo de participante, llegó el día en que nuestro compañero Rafa Torralba pudo acompañar a un grupo de 4 personas a la Sierra de Andújar.

Aunque en esa tierra, territorio del Lince,  el objetivo principal no podía ser otro que ver a este amenazado felino; también teníamos otros objetivos en nuestra agenda: Águila imperial, Buitre negro, Águila real, Buitre leonado… Todos los objetivos prioritarios los cumplimos, así que estamos contentos por ello, y esperamos volver pronto por esas tierras.

Esta es la crónica de nuestro viaje en las palabras de nuestro guía.

El día 8 por la mañana quedamos en Albacete todos para iniciar la expedición, con parada en La Roda para recoger a otro de los participantes.

De camino a Andújar mucho pajareo, puesto que desde La Roda (AB) a Manzanares (CR) decenas de milanos reales sobrevolaban la autovía, también buen numero de busardos ratoneros, algún aguilucho lagunero, y un aguilucho pálido.

Llegamos a Andújar con las ultimas luces del día, y tras dejar nuestro equipaje en nuestro alojamiento durante el fin de semana, en La Caracola, nos acercamos al Jándula, para intentar la nutria, aunque sin fortuna. Pero bueno, nada es perfecto, y contábamos con su más que previsible ausencia.

Tras cenar en La Caracola, genial el trato y la comida de este establecimiento, a la cama, puesto que al día siguiente había que madrugar un poco, para como he dicho antes, volver primero a intentar la nutria, y después dedicar el día al lince.

A primera hora de la mañana Paco de Iberus, nos recogió, y con él fuimos a intentar de nuevo la nutria, que falló de nuevo. Pero mientras esperábamos su aparición nos anotamos unas cuantas especies de “pajaricos” que vimos u oímos: Chochín, Acentor común, Lavandera cascadeña, Martín pescador, Garcetas comunes, Cormoranes grandes, Petirrojos, Lúganos, Carbonero común, Herrerillo común, Bisbita alpino, Pito real, Rabilargos, Curruca cabecinegra, etc.

Tras un ratejo, decidimos ponernos en búsqueda de lince, pero haciendo una parada para intentar ver una pareja de Águilas imperiales. Y ahí las vimos, al macho y a la hembra, en sus posaderos habituales, y también en vuelo.

Ya era media mañana, y estábamos con la furgoneta rumbo a la finca con la que IBERUS tiene un convenio que le permite acceder a ella, cuando Inma, compi de Paco, le comunica vía telefónica que se estaba viendo un lince en un camino público. Tras deliberar entre nosotros si retrocedíamos para intentarlo, con el riesgo de que el animal se fuera mientras íbamos, decidimos intentarlo, ya tendríamos la tarde para la finca.

Y acertamos, puesto que ahí seguía el lince, en la distancia, amagado, acechando conejos como veríamos después. El enorme macho, después de pasar un rato agazapado, inicio un acercamiento hacia un punto en concreto que recordó mucho al que hacen los grandes felinos africanos al acechar a sus presas. Cuando inicio la carrera, vimos salir conejos en todas direcciones, y a “nuestro lince”, sin presa. Había fallado, como sucede la mayor parte de las veces que intentan cazar. Pero nosotros disfrutamos de la observación, cumpliendo ya el objetivo principal del viaje.

Tras este encuentro no previsto pusimos rumbo a la finca donde pasaríamos la tarde. De camino a ella mucho ciervo y gamo, y también pajaritos: Colirrojo tizón, Pico picapinos, Tarabilla común…

Llegados a nuestro destino, comimos de picnic, productos de la zona, por cortesía de IBERUS, y tras el café, como unos señores, buscamos una posición elevada donde pasaríamos la tarde oteando una zona por la que los linces tienen cierta querencia.

Por ahí se escucharon muchos Mochuelos (me sorprendió la densidad de esta especie), un Gavilán a lo lejos, un Águila real, algún Picogordo, Estorninos, etc.

Estábamos algo impacientes por ver lince de nuevo, pero Paco, conocedor del animal, y del sitio, nos daba confianza y la esperanza de que a última hora de la tarde tendríamos premio. Por ahí apareció Inma, la compañera de Paco en IBERUS, que sumo su supervista a la nuestra, y fue pieza clave en detectar a una hembra de lince, con un cachorro hembra ya crecidita.

Inma, desde otra posición lejana, vio como bajaban por el monte, y nos alerto de que iban hacia una zona despejada, que se observaba bien, aunque lejana desde la nuestra. Y así fue como aparecieron delante de nosotros, a unos centenares de metros, la hembra cuidadosa y alerta, y el cachorro, mas despreocupado. No sé cuánto tiempo pasearon delante de nuestros telescopio, 20, 30 minutos quizás, pero desde luego sí que se que fueron algunos de los minutos más maravillosos que he vivido. No hay palabras que puedan describir los dos momentos del día en los que el gato se paseo, pero espero que el video de Román, uno de los expedicionarios, pueda haceros participe un poco de lo que sentimos.

Satisfechos por el día y las observaciones, pusimos fin a la jornada pajarera, así que pusimos rumbo a nuestro alojamiento, y tras la ducha, a cenar y brindar por la jornada.

A la mañana siguiente no madrugaríamos tanto, con el objetivo principal cumplido, solo nos quedaba intentar de nuevo la nutria, consientes de la dificultad, y dedicarle tiempo a los buitres negros, que no habían aparecido hasta entonces.

Tras desayunar bien en La Caracola, más que bien diría yo, nos fuimos de nuevo al Jándula. Justo cuando llegamos nos comentaron que habían visto fugazmente a la nutria, pero no volvió a aparecer, y decidí poner rumbo a La Lancha, para intentar rapaces por esa zona.

Ya por entonces el pronóstico meteorológico se iba cumpliendo. Si el cielo permanecía cubierto como en días anteriores, el viento se ponía bravo, y las lluvias se adivinaban en la lejanía. Así que había que espabilar para ver el Buitre negro, especie que como he dicho nos faltaba.

Si el día de antes apenas vimos grandes alados volar, el domingo fue todo lo contrario, y durante la mañana constantemente estuvimos viendo buitres leonados, y en menor medida, aunque en buen numero, su pariente negro. También apareció volando una real, que se poso en un chaparro, pero con el sol justo detrás, impidiendo una buena observación.

Le dedicamos también algún momento de nuevo al lince, pero como ya habíamos cumplido, y el tiempo como he dicho amenazaba lluvia, y la operación retorno se esperaba complicada, decidimos poner punto final a la aventura, tras comer, y visitar el centro de interpretación del Parque Natural.

Volviendo pudimos ver una escena que nos recordó el destino de muchos linces.

En la autovía, a la altura de La Carolina, un gato decidió cruzar entre un denso tráfico. No fue aplastado, pero si se llevo un buen golpe que seguramente acabaría con su vida unos metros mas allá, entre la vegetación. Este tramo es bien conocido por ser un punto negro para el lince. No entiendo como esa autovía es permeable para la fauna, como no se ponen medidas para evitar la sangría…bueno, si lo entiendo, pero mejor no lo comento.

Acabo dándole las gracias a Chelo, Pili, Jose y Román por haber confiado en nosotros para esta su primera experiencia con el lince, espero que repitan de nuevo. Tambien agradecer a Paco y a sus compañeros su profesionalidad, su sabiduría, y sobre todo su trato para con los clientes y el lince, sois unos profesionales tremendos!!.

Y a Ramón de La Caracola, por su trato, seguro que nos volveremos a ver por ahí.

LISTADO DE ESPECIES

NOMBRE COMUN NOMBRE CIENTIFICO NOMBRE INGLÉS
ánade azulón Anas platyrhynchos Mallard
perdiz roja Alectoris rufa Red-legged Partridge
cormorán grande Phalacrocorax carbo Great Cormorant
garcilla bueyera Bubulcus ibis Cattle Egret
garceta común Egretta garzetta Little Egret
garza real Ardea cinerea Grey Heron
milano real Milvus milvus Red Kite
buitre leonado Gyps fulvus Griffon Vulture
buitre negro Aegypius monachus Cinereous Vulture
aguilucho lagunero occidental Circus aeruginosus Western Marsh Harrier
aguilucho pálido Circus cyaneus Northern Harrier
gavilán común Accipiter nisus Eurasian Sparrowhawk
busardo ratonero Buteo buteo Common Buzzard
águila imperial ibérica Aquila adalberti Spanish Imperial Eagle
águila real Aquila chrysaetos Golden Eagle
cernícalo vulgar Falco tinnunculus Common Kestrel
gallineta común Gallinula chloropus Common Moorhen
focha común Fulica atra Eurasian Coot
avefría europea Vanellus vanellus Northern Lapwing
andarríos chico Actitis hypoleucos Common Sandpiper
paloma torcaz Columba palumbus Common Wood Pigeon
tórtola turca Streptopelia decaocto Eurasian Collared Dove
tórtola europea Streptopelia turtur European Turtle Dove
búho real Bubo bubo Eurasian Eagle-Owl
mochuelo común Athene noctua Little Owl
cárabo común Strix aluco Tawny Owl
búho chico Asio otus Long-eared Owl
martín pescador común Alcedo atthis Common Kingfisher
abubilla Upupa epops Hoopoe
pito real Picus viridis European Green Woodpecker
pico picapinos Dendrocopos major Great Spotted Woodpecker
cogujada montesina Galerida theklae Thekla Lark
alondra totovía Lullula arborea Woodlark
avión roquero Ptyonoprogne rupestris Eurasian Crag Martin
bisbita alpino Anthus spinoletta Water Pipit
lavandera cascadeña Motacilla cinerea Grey Wagtail
lavandera blanca Motacilla alba White Wagtail
chochín común Troglodytes troglodytes Winter Wren
acentor común Prunella modularis Dunnock
petirrojo europeo Erithacus rubecula European Robin
colirrojo tizón Phoenicurus ochruros Black Redstart
tarabilla europea Saxicola rubicola European Stonechat
roquero solitario Monticola solitarius Blue Rock Thrush
mirlo común Turdus merula Common Blackbird
zorzal charlo Turdus viscivorus Mistle Thrush
cetia ruiseñor Cettia cetti Cetti’s Warbler
curruca rabilarga Sylvia undata Dartford Warbler
curruca cabecinegra Sylvia melanocephala Sardinian Warbler
mosquitero común Phylloscopus collybita Common Chiffchaff
reyezuelo listado Regulus ignicapilla Common Firecrest
mito común Aegithalos caudatus Long-tailed Tit
herrerillo común Cyanistes caeruleus Eurasian Blue Tit
carbonero común Parus major Great Tit
trepador azul Sitta europaea Eurasian Nuthatch
agateador europeo Certhia brachydactyla Short-toed Treecreeper
pájaro-moscón europeo Remiz pendulinus Eurasian Penduline Tit
alcaudón real Lanius meridionalis Southern Grey Shrike
arrendajo euroasiático Garrulus glandarius Eurasian Jay
rabilargo ibérico Cyanopica cookii Azure-winged Magpie
urraca común Pica pica Common Magpie
chova piquirroja Pyrrhocorax pyrrhocorax Red-billed Chough
grajilla occidental Corvus monedula Western Jackdaw
corneja negra Corvus corone Carrion Crow
estornino negro Sturnus unicolor Spotless Starling
estornino pinto Sturnus vulgaris Common Starling
gorrión común Passer domesticus House Sparrow
gorrión molinero Passer montanus Eurasian Tree Sparrow
gorrión chillón Petronia petronia Rock Sparrow
pinzón vulgar Fringilla coelebs Common Chaffinch
serín verdecillo Serinus serinus European Serin
verderón común Chloris chloris European Greenfinch
jilguero europeo Carduelis carduelis European Goldfinch
jilguero lúgano Carduelis spinus Eurasian Siskin
pardillo común Carduelis cannabina Common Linnet
piquituerto común Loxia curvirostra Red Crossbill
picogordo común Coccothraustes coccothraustes Hawfinch
escribano soteño Emberiza cirlus Cirl Bunting
escribano montesino Emberiza cia Rock Bunting
escribano triguero Emberiza calandra Corn Bunting

2017-12-26T12:08:39+00:00 20 / 12 / 2017|Cuaderno de Viajes|
Translate »